Curcuma. Un suplemento polivalente

Cúrcuma: un suplemento polivalente

Nutrición 16 | 03 | 21

Es la especia más de moda y uno de los nutracéuticos con más presente y futuro. La cúrcuma ha sido usada durante años en la gastronomía asiática por sus propiedades organolépticas y como tratamiento en la medicina tradicional china.

Sí, la cúrcuma me gusta mucho, y personalmente la recomendaría para ciertas patologías. Porque recientemente el número de investigaciones sobre sus efectos ha crecido tremendamente. Lo que antes no estaba del todo claro hoy podemos afirmarlo con ciencia.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma tiene múltiples efectos biológicos para la prevención y tratamiento de varias patologías. De hecho, la literatura científica le otorga los siguientes efectos bioactivos (entre otros):

  • Anticancerígeno.
  • Antiinflamatorio.
  • Antioxidante.
Propiedades de la curcuma

Si yo tuviera que elegir, por todo lo que sabemos, me quedaría con sus beneficios antiinflamatorios y antioxidantes. Y es que por algo se le está llamando el “ibuprofeno natural”. Encontraríamos muchos de sus efectos positivos sin ninguno de los adversos.

A nivel de salud, el compuesto bioactivo que más nos interesa de la cúrcuma es la curcumina. Veamos cómo interviene en los efectos que acabamos de comentar:

Es antioxidante

La curcumina es capaz de promover un entorno antioxidante porque secuestra las “especies reactivas de oxígeno” (ROS) y los radicales superóxidos y peróxidos de hidrógeno, inhibiendo la peroxidación lipídica. Su poder antioxidante también es consecuencia de su capacidad de aumentar la actividad de enzimas antiinflamatorias como las SOD, CAT, Gpx y OH.

Es antiinflamatoria

Esta es quizá la propiedad que más podemos destacar de la cúrcuma. Y lo conseguiría a través de cuatro mecanismos:

  • Inhibición de factores proinflamatorios como los NF-kB y AP-1.
  • Reducción de citoquinas proinflamatorias como las TNFα, IL-1b, IL-2, IL-6, IL-8, MIP-1a, MCP-1, CRP, y PGE2.
  • Inhibición de enzimas como 5-lipooxigenasa, COX-2 y COX-5.
  • Inhibición de MAPK.

Todos estos efectos biológicos se traducen en claros beneficios en algunos contextos. Los que comentaré ahora son los más estudiados, pero eso no significa que no tenga beneficios en más contextos.

Por la gran cantidad de evidencia que hay, esto es lo que me gustaría destacar:

Artritis y dolor articular

La cúrcuma ha demostrado ser muy efectiva en el tratamiento del dolor articular. De hecho no muestra ninguna inferioridad respecto a los AINES (antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno), y además tiene menos efectos secundarios. Aunque falta más evidencia, el uso de la cúrcuma para este contexto parece tener todo el sentido del mundo.

Dosis de la curcuma

Condiciones con un claro sustrato inflamatorio

Sus capacidades antiinflamatorias han mostrado sus beneficios en tratamientos clínicos en patologías intestinales, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, el síndrome del intestino irritable…

Curcuma para tratamientos intestinales

Sensibilidad a la insulina, síndrome metabólico y diabetes tipo 2

En cuanto al metabolismo y la sensibilidad a la insulina, la curcumina tendría un papel importante de la siguiente manera:

  • Disminución de la NfKbeta. Esto induce niveles de inflamación menores y dificulta el almacenamiento de grasa de forma ectópica.
  • Disminución de las citoquinas inflamatorias presentes en sangre. Ya sabemos que la presencia de estas impacta la sensibilidad a la insulina. 
  • El efecto antiinflamatorio y antioxidante generaría una mayor salud en las células beta pancreáticas. 
  • Aumenta la actividad del receptor del peroxisoma (PPAR)
  • Inhibe la hiperglucemia. 
  • Aumenta la glucólisis.
  • Aumenta la oxidación de los ácidos grasos.
  • Inhibe la gluconeogénesis hepática.
  • Aumenta la expresión de los receptores GLUT4, GLUT 2 y GLUT3.
  • Aumenta la expresión de adiponectina. 

Vistos y entendidos los mecanismos moleculares, podemos pensar fácilmente que la cúrcuma tendría un importante papel en la regulación de nuestro metabolismo. Pero como siempre digo, es muy distinto analizar a personas sanas que a personas con patología.

Vamos a ver las diferencias:

En personas sanas, la cúrcuma no ha mostrado beneficio en el aumento de la sensibilidad a la insulina o en la tolerancia a la glucosa. Solamente ha mostrado aumentar la cantidad de insulina liberada durante una comida, pero sin que eso tuviera impacto en el control glucémico. 

En cambio, en sujetos diabéticos la cosa cambia ligeramente: en este estudio publicado el 2019 a doble ciego y randomizado en 53 pacientes diabéticos, a unos se les dio 1500 mg de curcumina durante 10 semanas y a otro placebo. Los sujetos que recibieron suplementación consiguieron una reducción de la glucosa en ayunas, el peso corporal y la circunferencia de la cadera. Eso sí, no vimos resultados en la hemoglobina glucosilada (posiblemente hubiéramos necesitado más tiempo de intervención) ni tampoco en la sensibilidad a la insulina (medido con HOMA-IR).

Depresión y ansiedad

En un metaanálisis reciente, la suplementación con cúrcuma ha mostrado efectos positivos tanto a nivel de reducción de los síntomas de la ansiedad como de la depresión. Sin duda, un aliado a tener en cuenta.

Curcuma para tratar la depresion

Síndrome premenstrual

Debido al efecto antiinflamatorio y a la modulación de neurotransmisores que ejerce la cúrcuma a nivel del sistema nervioso central, ha mostrado una disminución de la sintomatología del síndrome premenstrual. Personalmente, mi experiencia usándolo con mis pacientes ha sido muy buena.

Curcuma para el sindrome premenstrual

Biodisponibilidad

Esto es clave. La cúrcuma, cuando se administra por vía oral, tiene una biodisponibilidad muy pobre. Es decir, se absorbe muy poco. Para aumentar su biodisponibilidad hay que unirla a la bioperina (extracto de pimienta negra). Esto aumenta dramáticamente (unas 20 veces más) la absorción intestinal de la curcumina.

Y eso es lo que hemos hecho con nuestra cúrcuma de Efficient Science.

Curcuma Efficient Science

Pero no solo eso. Hemos ido más allá y hemos escogido una cúrcuma en un formato muy concreto: las “micelas líquidas”. En los estudios, esta variedad ha mostrado una absorción y aumento de la biodisponibilidad 185 veces mayor que la cúrcuma normal.

Por tanto, el uso de “micelas líquidas” y bioperina provoca que este suplemento de cúrcuma de materia prima de máxima calidad (Novasol) se absorba como ningún otro. 

Consideraciones y conclusiones

  • En personas con diabetes tipo 2, síndrome metabólico y/o obesidad, me parece una buena opción para la mejora de la sensibilidad a la insulina debido a su gran poder antiinflamatorio y antioxidante. Además sabemos que especialmente en la obesidad la inflamación de bajo grado está muy presente.
  • Destaca mucho en la artritis.
  • Puede ser una buena opción como tratamiento coadyuvante en casos de ansiedad y depresión.
  • Patologías inflamatorias como enfermedades inflamatorias intestinales, lupus, artritis, enfermedades neurodegenerativas, cardiopatías…
  • Asegúrate de adquirir materias primas de calidad, por ejemplo el Novasol, una de las mejores del mercado.
  • Si decides tomar curcumina, la dosis recomendada es de 500-1500 mg al día. Acompáñala de una base liposoluble o de bioperina para incrementar su biodisponibilidad oral (muy importante). Esto ya se cumple en el caso de nuestra curcumina Efficient Science.
  • La curcumina ha demostrado ser segura incluso tomada ininterrumpidamente durante más de 6 meses.
  • Si estás tomando algún tipo de medicación, consulta con tu médico si podría generar interacciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto facilitar mis datos con la finalidad descrita en Términos de Condiciones de Uso y Política de privacidad de este sitio.